Los huevos estrellados con gulas resulta una comida o cena fácil y económica y el resultado es estupendo, ya que resulta un plato único por sí mismo.

Te cuento el truco para que las gulas se salteen y no se cuezan en la sartén, cuando hagas Los Huevos estrellados con Gulas para tu familia y amigos y cómo freír un huevo para que te quede en su punto.

Después de un par de recetas relativamente elaboradas, vamos con algo tan sencillo como los Huevos estrellados con Gulas, hoy no vamos a contar calorías, solo vamos a saborear un plato rico y sencillo, así que vamos con la receta.

receta huevos estrellados con gulas
Cómo se hacen Huevos estrellados con gulas

Ingredientes de Huevos estrellados con Gulas:

1 Paquete de Gulas de 250 gr.

2 patatas grandes.

1-2 huevos por persona.

2-3 dientes de ajo laminados.

1-2 guindillas a gusto del consumidor.

Aceite de oliva.

Sal.

Cómo se hacen los Huevos estrellados con Gulas:

1.-Cortamos las patatas bastante finas, freímos en abundante aceite de oliva suave, sacamos a un recipiente con papel absorbente para quitar el exceso de grasa, salamos y reservamos.

2.-En otra sartén ponemos una pizca de aceite, no mucho que luego parece que las gulas nadan en aceite.

3.-Mientras sacamos las gulas de su paquete y extendemos en un papel de cocina o un paño limpio, las envolvemos con cuidado y quitamos el exceso de agua que puedan traer.

4.-Ponemos el ajo laminado y la guindilla cortada en aros, cuando estén los ajos dorados, añadimos las gulas, damos unas vueltas para que cojan el sabor del ajo y la guindilla, tienen que rehogar 2 minutos, y reservamos.

Freímos los huevos en abundante aceite caliente.

Montamos el plato, ponemos las patatas, encima las gulas y por último el huevo frito, o bien después de las patatas el huevo frito y luego las gulas, según nos guste más.

Consejos:

Casca el huevo en una taza con cuidado, no directamente sobre la sartén. No hay nada más frustrante que parte de la clara caiga sobre la sartén con algún trocito de cáscara. En ese momento suele cundir el caos, porque el huevo empezará a saltar en cuanto caiga en el aceite caliente y lo que es algo sencillo se puede convertir en una batalla campal en la cocina. Para evitar esto utiliza una taza para cascar el huevo, y acercando lo más posible la taza al aceite deposita el mismo con cuidado, así evitarás que la yema se rompa estropeando el resultado final.

Espera a que el aceite esté caliente. Ten paciencia y espera a que el aceite humee muy ligeramente, unos 180ºC (pero no permitas que se queme). Si echas el huevo sobre un aceite templado será difícil que coja el punto deseado porque se irá cociendo la yema mientras alcanza una buena temperatura para freírse.

Ten preparada una tapa especial para freír. Existen unas tapas planas, especialmente pensadas para evitar las salpicaduras al freír. Tienen unas pequeñas ranuras que permiten salir el humo sin crear condensación. Colócala en cuanto eches el huevo a la sartén con el aceite bien caliente, porque es al principio cuando más salta. Os aseguro que para mi el uso de la tapa fue un antes y un después a la hora de freír huevos, porque la utilizo a modo de «escudo» contra las salpicaduras de aceite, además de conseguir mantener la cocina limpia.

Asegúrate de freír bien la clara del huevo. Una vez pase el primer momento en el que el aceite se modere un poco puedes retirar ligeramente la tapa para echar aceite con la espumadera sobre la clara, y así conseguirás que la misma se fría bien, y no quede cruda, algo que a mi particularmente no me gusta nada. Si el aceite está bien caliente conseguirás que la clara tenga esa puntillita crujiente alrededor, y la yema quede blanquecina en el exterior y líquida por dentro, con el aceite caliente que habrás echado por encima. Ese es el punto perfecto del huevo frito. Ya solo te queda sacarlo con mucho cuidado con la espumadera y colocarlo en el plato.

Truqui: Si las gulas son congeladas, una vez descongeladas ponerlas sobre papel de cocina para que absorba el agua sobrante, dependiendo de marcas, algunas llevan mucha agua, y esto hace que las gulas se cuezan en la sartén en vez de saltearse.

Servir y disfrutar este plato tan nuestro de huevos con patatas y gulas, una combinación de sabores de mar y tierra estupenda.

En Las Recetas Fáciles de María

Alcachofas con Jamón y huevos Eco

Yema a Baja Temperatura con Patatas a lo Pobre

Patatas en dos texturas con Alcachofas

Espero que te haya gustado esta receta tan fácil, puedes ver qué otras recetas de Huevos y Pescados que publico en Facebook, te recuerdo que mi cuenta en Twitter es LasrecetasMaria que no te confundan y siempre disponible en Pinterest cuando el tiempo me lo permite!

No te pierdas  otras recetas y mis Vídeos de YouTube Las Recetas Fáciles de María

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos: El responsable del proceso es Las Recetas Fáciles de María. Tus datos serán tratados para gestionar y moderar tus comentarios. La legitimación del tratamiento es por consentimiento del interesado. Tus datos serán tratados por Automattic Inc., EEUU para filtrar el spam. Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la política de privacidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies